Con la participación de instructores TEEX y miembros de la Fuerza de Tarea Venezolana Simón Bolivar, con amplia experiencia en misiones (Urban Search & Rescue) USAR, así como en procesos de formación de especialistas en respuesta a emergencias y desastres, tanto en Latinoamérica como en Estado Unidos, se realizó en Santiago entre el 7 y 15 de enero de 2017 el primer curso de Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (BREC), nivel pesado, organizado por el Departamento de Capacitación del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa y la Segunda Compañía, el cual fue formulado bajo los mismos estándares y exigencias entregadas en el extranjero, permitiendo al participante mejorar sus capacidades y habilidades en técnicas y protocolos de rescate urbano, conducentes a la obtención de la certificación de “Técnico BREC”.

Esta capacitación, que se desarrolló por primera vez en nuestro país, viene a complementar el trabajo que desde principios de la década de los 90´s, vienen desarrollando los Bomberos chilenos y, especialmente, el Grupo Urban Search & Rescue (USAR) del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, en el ámbito del rescate en situaciones de catástrofes y terremotos que, con tanta ocurrencia debemos enfrentar en nuestro país y que han llevado a nuestros bomberos a prestar colaboración en emergencias en Haití, Ecuador y Perú, entre otros países.

El objetivo de esta actividad formativa era contar con personal cada vez más preparado para enfrentar las emergencias, tanto en nuestro país como en el extranjero, pero cumpliendo fielmente con normas y protocolos internacionales, tanto del Comité Asesor Internacional de Búsqueda y Rescate (INSARAG) como del Centro de Coordinación y Control de Catástrofes (OSOCC) en sus siglas en Inglés, organismos dependientes de la Naciones Unidas.

Esta extenuante actividad, que tuvo una duración total de más de 100 horas cronológicas teórico- prácticas y que culminó con una “activación” que simulaba la ocurrencia de un terremoto grado 8.9 en escala de richter, junto al derrumbe de un gran centro comercial, con trabajo initerrumpido de 48 horas, presentó situaciones que pusieron a prueba la capacidad técnica, pero a la vez, sicológica de los más de 36 rescatistas en formación.

Durante la emergencia, tres equipos de rescatistas trabajaron en forma simultánea con herramientas neumáticas y manuales, apuntalando estructuras debilitadas, moviendo objetos de más de 10 toneladas, realizando rescates en altura y operaciones de búsqueda y rescate en espacios confinados para poder encontrar y liberar a las 17 víctimas informadas por la autoridad.

El centro de operaciones de esta capacitación estuvo ubicado en el centro de adiestramiento de la Octava Compañía, en Peñalolén.

Desde esta tribuna, le enviamos un fuerte abrazo a los 35 nuevos Técnicos BREC con que cuenta el Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa y en especial a nuestros 16 Segundinos que se suman a los 12 cofrades que ya contaban con tal denominación por cursos realizados años anteriores en Venezuela.

Finalmente, felicitamos de manera especial a las Voluntarias Nicole Oyaneder, Natalia Laplechade y Voluntario Sebastián Mena por alcanzar las tres primeras mayorías de puntaje en esta difícil capacitación.

Bien por los Segundinos, Bien por el Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa