En 1968 se inició una reflexión en la Segunda Compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa que a ratos se transformó en discusión. La idea era conformar una Brigada Juvenil para que pudieran ingresar jóvenes menores de 17 años, y mayores de 12, que aunque todavía no podían vestir la casaca de bomberos, sí pudieran iniciar su aprendizaje bomberil técnico, administrativo y ético.

Si la polémica se hubiese resuelto más o menos rápido, ése, 1968, habría sido el año de fundación de la entidad juvenil. Varios segundinos persistieron en la idea y la necesidad de tener un espacio de formación y encuentro para muchos jóvenes, principalmente hijos y nietos de Voluntarios y otros del barrio del entorno del Cuartel de avenida Antonio Varas 2778.

La constancia, los argumentos y la disposición de la mayoría de la Compañía, permitió finalmente que el 2 de agosto de 1969 se diera el paso. Se fundó la Brigada Juvenil de la Segunda Compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa. En una decisión que enaltece a esa brigada y que sella parte de la historia segundina, se decidió que llevara el nombre del que, a esa fecha, era el Mártir más joven del Cuerpo y de la Compañía; Jorge Batiste Aleu. Y si ya había sido el autor del lema de la Segunda, don Manuel Oyanedel, insigne Voluntario, fue quien diera con el lema de la BJ de la Segunda: “Crecer y Servir”.

Parece mentira, pero es el paso del tiempo. Este 2 de agosto de 2017, la Brigada Juvenil “Jorge Batiste Aleu” de la Segunda Compañía de Ñuñoa, cumple 48 años de existencia. Por sus filas han pasado más de 500 jóvenes y se aproxima a su cincuentenario. En el Acta de Fundación se lee sobre sus integrantes que “tendrán como objetivo primordial, luego de su formación como Brigadieres, y una vez cumplida la edad que establecen los Reglamentos, continuar, si así lo desean, prestando sus servicios como Bomberos Voluntarios de la Segunda Compañía de Bomberos de Ñuñoa”.

Del cumplimiento de ese objetivo da cuenta, entre otras cosas, que de las filas de la BJ han salido Comandantes, Directores, Capitanes, Tenientes, Ayudantes, Maquinistas, Secretarios, Tesoreros, Consejeros de Disciplina, Oficiales Generales y destacados Voluntarios. En estos 48 años se comprueba que la Brigada Juvenil segundina es un semillero inagotable de bomberos. Un dato significativo y emotivo es que muchos de los ex brigadieres se convirtieron en Instructores de la Brigada, formando a sus integrantes.

Cientos de brigadieres, como los actuales, pasaron horas en ejercicios de escalas, academias teóricas, asimilando conocimientos de rescate y técnicas bomberiles, conociendo manejos administrativos, a lo que se suma el contar con un espacio de recreación, convivencia, enseñanza humana y ética y sellar un sentido de pertenencia con bomberos y específicamente con la Segunda Compañía.

Han transcurrido más de cuatro décadas desde que muchachos que eran familiares de connotados Voluntarios, como Antonio Celedón, Ricardo Seyler, Nicolás Seyler, Juan Carlos Fuentes, Patricio Seyler, entre otros, y cercanos a la vida del Cuartel, como Miguel Arévalo, Fernando Pozo, Alejandro Saavedra, Manuel Escárate y varios más, dieron el inicio de la Brigada Juvenil con enorme entusiasmo. Que ellos pensaran que a 48 años se les recordaría, podía parecer imposible. Pero lo posible lo logro la Segunda protegiendo y desarrollando su Brigada.

En los 48 años, con el cincuentenario a la vuelta de la esquina, la Brigada Juvenil “Jorge Batiste Aleu” cuenta ya con una historia, con un asidero. Pero sobre todo, cuenta con un futuro donde el desarrollo bomberil profesional y técnico, la modernización institucional y de servicio, y la persistencia de valores y ética, serán vitales y permanentes.

Voluntario Honorario Hugo Guzmán R. Ex Brigadier. Ex Instructor Jefe