img_1207-1“En el momento que desaparezca de nuestros corazones y de nuestra memoria el recuerdo de su vida y de su legado, su sacrificio habrá sido en vano, y nosotros, las nuevas generaciones que acá quedamos, no mereceremos ser dignos de llevar el uniforme y el ideal que tu anteriormente abrazaste”. Así pues, y con esta premisa que para un segundino debe ser obligación tanto reglamentaria como moral, es que el día Jueves 8 de Septiembre nos reunimos en pleno para conmemorar un año mas de la trágica muerte en acto de Servicio de nuestro Bombero Mártir Sr. Jorge Dzazópulos E.

Al mando de nuestro Director Sr. Bruno Aliste M. y con una asistencia casi un cincuentenar de segundinos nuestra Compañía formó inicialmente en el frontis de nuestro Cuartel para depositar en un costado de la piedra que tiene grabado en nombre de nuestros cuatro Mártires,  una ofrenda floral, parte del tradicional y sincero homenaje a los 4 hombres que llegaron hasta el sacrificio máximo en pro del deber voluntariamente impuesto.

Posterior a esta ceremonia, y ya en nuestra Sala de Sesiones, las diversas generaciones de bomberos presentes escucharon con profunda emoción y respeto el relato realizado por el Consejero de Disciplina de nuestra Unidad Sr. Cristian Miranda G., el cual dio lectura a las diversas anotaciones realizadas en los libros de Guardia Nocturna y semanal de nuestra compañía,  por parte de los oficiales y bomberos de la epoca que vivieron aquella trágica noche, varios de los cuales hoy aun forman parte de nuestras filas. Luego de este momento, hizo uso de la palabra nuestro Voluntario Sr. Alexandro Dzazópulos Elgueta, hermano de nuestro Mártir Jorge Dzazópulos E., el cual, desde la óptica familiar y con profunda emoción, dio a conocer como fue que la familia vivió estos tristes momentos.

Uno de los momentos mas emotivos se vivió cuando los consejeros de nuestra Unidad Sres. Guillermo Ortiz Z. y Carlos Proust V; ambos bomberos de la segunda en la.epoca de aquella tragedia, relataron como ellos vivieron aquel momento y los sentimientos de tristeza que aun los embargan al recordar a Jorge y su paso por nuestra Unidad. Jorge Dzazopuloz Elgueta, cuarto martir del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa y de la Segunda Compañía de la institución; cayó tragicamente en un fatal accidente en nuestra sala de máquinas en el momento que nuestro portaescalas Mercedes Benz Metz era despachado a un llamado en Macul un 8 de Septiembre de 1973. Jorge, junto con Silvio Guerrero, Jorge Batiste y Luis Bernardin, forman parte de la memoria eterna y el recuerdo permanente de cada uno de los segundinos.

Con la tristeza eterna de tener en nuestras filas a bomberos caídos en el cumplimiento del deber, pero a su vez con el corazón lleno de orgullo al saber que esta casa de Antonio Varas ha tenido a lo mas selecto de nuestra Juventud, hombres que dan la Vida Por la Humanidad si es necesario y solo por la dicha del deber cumplido Jorge; junto con Silvio, Luis y Jorge, hoy mas que nunca resuena el “presentes, muertos en acto de servicio”