Nuestra Compañía

Cuartel

La Segunda Compañía nace el 8 de diciembre de 1933 como unidad de “Hachas, Escalas y Salvamento”. Es una de las dos Compañías fundadoras del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa.

Su lema “La Vida por la Humanidad”, fue fielmente cumplido por cuatro gloriosos  bomberos segundinos, que fueron capaces de entregar  su vida por el deber voluntariamente adquirido. Silvio Guerrero Mutinelli, Jorge Batiste Aleu, Luis Bernardín Orellana y Jorge Dzazópulos Elgueta, nuestros mártires, son hoy  la piedra angular de la estructuración de la Compañía.

En la actualidad, la Segunda, es una unidad especializada en el salvamento de personas y la extinción de incendios. Nuestra institución esta formada por 100 hombres y mujeres capacitados en diversas materias propias de las funciones que deben desarrollar los bomberos voluntarios de hoy en día. Aquí destacan el salvamento, la ventilación, el acceso forzado, la iluminación, el rescate vehicular, el rescate en altura y el rescate urbano.

La Segunda Compañía posee tres piezas de material mayor para atender variadas emergencias. Un carro portaescalas y salvamento como carro principal, una escala telescópica y una unidad de rescate vehicular. En promedio atiende más de 600 emergencias al año, tales como incendios estructurales, accidentes vehiculares, personas encerradas en estructuras, escapes de gas, emergencias en ascensores, intentos de suicidios, accidentes eléctricos, etc.

Desde 1969 cuenta con una brigada juvenil, con jóvenes entre 12 y 17 años, que son el semillero de voluntarios y futuro de nuestra institución, quienes reciben un formación integral basada en la ética, la técnica y la tradición bomberil.

 

Compañía Inicios