La sala de sesiones de una Compañía es el orgullo máximo de cada cuartel de nuestro país. Es en este lugar donde cada unidad bomberil decide su futuro y ha sido desde 1851 el bastión donde la historia se refleja en cada una de sus decisiones y debates, en cada rincón del país. Es por esta razón que cada sala de sesiones tiene en sus muros los retratos de grandes hombres de su historia; mártires y fundadores se mezclan con los hombres de impecable trayectoria que entregaron todo de si por hacer crecer a su Compañía, y en general a los Bomberos de Chile.

Esta ley no es excepción en el Cuartel de la Segunda Compañía; en la sala de sesiones “Fanor Velasco V.” nuestros cuatro mártires siempre presentes y constantemente vigilantes miran y cuidan a su Bomba en conjunto con grandes hombres de nuestra institución, quienes por derecho propio se han hecho acreedores de estar por siempre en la vitrina de los inmortales.

Así pues,  al cumplirse 65 años de servicio de nuestro Voluntario Honorario y Miembro Honorario de la Institución Sr. Sergio Riquelme Castro, y en virtud del acuerdo tomado en Sesión de Compañía, se procedió a descubrir un retrato de nuestro Voluntario Honorario para ser colgado en la sala de sesiones entre otros con Enrique Guerra B., Juan Moya M., Alberto Ried S., etc.

65 años de servicio ininterrumpido a la causa bomberil son motivos más que suficientes para estar en el recuerdo permanente de todos y cada uno de los integrantes de la Segunda Compañía y del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa. No obstante a lo anterior, nuestro Voluntario Honorario Riquelme tiene una razón de peso más poderosa, que lo inscribió con sangre y fuego en la gloriosa Historia de la Segunda Compañía; poseedor de la medalla al valor, Sergio Riquelme fue uno de los veteranos bomberos que aquella fatídica noche de 1962 corrió al llamado del deber en ese trágico incendio de Madreselva, el cual nos arrebataría a tres de los nuestros.


Riquelme fue uno de los más lesionados en este incendio, con graves quemaduras, llegando a temer durante mucho tiempo que su nombre pasaría a inscribirse como un mártir mas de aquella fatídica Noche. Nuestro Voluntario, herido de muerte y en inseparable compañía de nuestro Mártir Sr. Luis Bernardín Orellana, estuvo mas de 4 meses internado en el Hospital Militar en una lenta y dolorosa recuperación de sus graves quemaduras, transformándolo como lo dicen sus mismo compañeros en un “mártir en vida ” de aquel incendio.

Es por lo anterior que en presencia de las más altas autoridades de nuestra Compañía, y en conjunto de familiares de nuestro Voluntario Honorario, el día 2 de Diciembre del presente año nos dimos cita para descubrir, en simbólica Sesión de Compañía, el retrato del Miembro Insigne de los Bomberos de Chile y miembro Honorario del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, don Sergio Riquelme Castro.

Posterior a esta ceremonia, y tal como lo dicta nuestra tradición, realizamos nuestro plato dos, junto a familiares de nuestro Bombero homenajeado, quien en emotivas palabras agradeció a todos los presentes por este gesto, expresando a los presentes el cariño y aprecio que se debe sentir por nuestra institución y por sobre todo, por nuestra Segunda Compañía.

Síguenos en twitter e instagram @bomba2cl