Respondiendo en medio de la pandemia

Al igual que en otras Compañías del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa (CBÑ), la Segunda Compañía, “La Vida por la Humanidad”, asumió con decisión, organización y disciplina las respuestas necesarias para continuar con el servicio y el funcionamiento en medio de la pandemia por la Covid-19.

Lo primero fue garantizar la respuesta a emergencias como incendios, rescates y salvamentos. Para eso, se inició el establecimiento de Guardias Preventivas de seis bomberos voluntarios, de acuerdo a las normativas indicadas por la Comandancia del CBÑ, las cuales han funcionado con la participación de un numeroso grupo de Oficiales y Voluntarios segundinos. Además, se establecieron roles de apoyo al servicio. Esto es fundamental en cuanto a mantener la capacidad de respuesta en beneficio de la comunidad, y que las y los ciudadanos puedan saber que cuentan con los bomberos.

Se emitieron Órdenes del Día referidas al establecimiento de medidas preventivas, planes de contingencia y protocolos.

La Segunda Compañía, en medio de la pandemia, continuó con las actividades como Juntas de Oficiales, trabajo del Consejo de Gestión y Reglamento, labores de la Escuela de Formación y reuniones informativas. El 1 de abril se realizó un Acto Recordatorio en conmemoración del quincuagésimo séptimo aniversario del fallecimiento del Mártir Luis Bernardin Orellana. Hubo citaciones al Consejo Académico y Consejo de Instructores de la Escuela de Formación. Y también se realizó la primera Sesión de Compañía en modalidad on line, con una gran asistencia, bajo la conducción del Director, Andrés Soto.

Precisamente el Director señaló que “este ha sido un momento complejo, frente a una situación desconocida, con desgaste físico y mental de nuestro personal, pero hemos tomado desde marzo todas las medidas necesarias, cumpliendo las indicaciones de la Superintendencia y de la Comandancia, con las guardias y los roles para responder al servicio, tomando medidas de prevención en el Cuartel y de los voluntarios”. 

Añadió que “hemos tomado todas las medidas y planes de acción para responder a las emergencias de forma adecuada y operativa, respetando todas las disposiciones de la Comandancia”. El Director enfatizó que, sin duda, “esto es y será parte de la historia de nuestra Compañía” y destacó lo inédito de toda la situación, ante lo cual la Segunda Compañía, como el resto de unidades del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, responde a las necesidades de la comunidad.

En estos meses fueron citadas Academias Teóricas con los siguientes temas: Consideraciones de salud mental en el momento actual; Operaciones con escalas telescópicas y brazos, “Desafíos para el servicio actual”; Trabajo de bomberos en emergencias con paneles fotovoltaicos. Además de academias citadas por la Comandancia.

El Capitán de la Segunda Compañía, Oscar Vargas, explicó que “nuestra Compañía está estructura para este periodo, tenemos cinco turnos en donde están Tenientes, Voluntarios antiguos y otros más nuevos, trabajando. Es un promedio de 38 Voluntarios haciendo turnos. Desde el 20 de marzo partimos con los turnos y acoplándonos a los cambios establecidos a nivel de Estado, de la Comandancia, para el servicio”.

Sostuvo que “hemos hecho equipo de trabajo de seis Voluntarios que tienen la misión de permanecer en el Cuartel 120 horas, que son cinco días continuos, que se armaron bajo la disponibilidad de Voluntarios. Tienen que asistir a la emergencia que surge y cada equipo es responsable operativamente. Se activa un equipo de apoyo de cuatro Voluntarios, solamente en segunda alarma de Incendio, que concurren cuando se produce esa situación. El equipo que está en el Cuartel y sale, por ejemplo, a rescate vehicular u otra alarma, lo hace cumpliendo todas las medidas preventivas, las órdenes dadas por la Comandancia, con su uniforme completo, con los insumos y medios de prevención a contagios. A parte de ese equipo, está prohibido el ingreso de otros Voluntarios al Cuartel, porque tenemos el criterio de que el Cuartel sea un punto limpio”. 

La pandemia, por desgracia, continúa en desarrollo y ante eso, los Bomberos continúan respondiendo a su responsabilidad y el apoyo a la comunidad. Específicamente la Segunda Compañía de Ñuñoa persevera en su organización y disposición para estar a la altura de las necesidades del servicio y la continuidad de la labor de la Compañía.

Escrito por el Voluntario Honorario Hugo Guzmán Rambaldi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *